¿Es Maria la Reina del Cielo en Jeremías? Evangélicos vs. Catolicismo Romano

476

Dentro del mundo evangélico, se acusa frecuentemente al Catolicismo Romano de idolatría. A esto, los Católicos Romanos responden que ellos no idolatran a los santos, imágenes o algún otro objeto, pero que veneran y honran tales cosas. ¿Sera que el Protestantismo, o una buena parte de él se toman el segundo y tercer mandamiento en serio y los Católicos Romanos no? Este será un futuro video donde hablare de idolatría vs. veneración, y si los cristianos podemos hacer uso de estatuas para concentrar nuestra piedad cristiana. Pero en esta ocasión, estaremos concentrándonos a la biblia, y específicamente en el profeta Jeremías, y su uso de término “reina del cielo”. Veremos como este término es usado en el libro, y compararemos las similares deidades femeninas que están presentes en el Antiguo Cercano Oriente que también se les atribuían ese título, o un título similar. Creo que solo si se estudia el origen de ese término dentro del contexto bíblico, se podrá responder con más cabalidad si la virgen Maria es en realidad la reina del cielo. Si desde el Antiguo Testamento tal noción se rechaza, nada menos por YHWH, muy difícilmente encontraremos tal concepto en el NT, a menos que forcemos el texto, como se puede ver que se está haciendo en Apocalipsis 12.

Aquellos que estén dispuestos a leer el extenso profeta Jeremías se encontrarán con una frase que no se menciona en ninguna otra parte: la reina del cielo (cf. Jeremías 7:18; 44:17-19, 25). Aunque la Reina del Cielo se menciona en los escritos católicos, se usa allí como una referencia a María, madre de Jesús. Los católicos no desean equiparar su uso de “Reina del Cielo” con el libro de Jeremías. Sin embargo, no se puede pasar por alto la sutil ironía de que la frase reina de los cielos en Jeremías es una clara referencia a la idolatría, que es la misma acusación contra el catolicismo y su veneración a María.

Sin embargo, nuestro interés en la reina del cielo no está relacionado con el catolicismo. Más bien, queremos explorar el uso en las Escrituras. Sin embargo, no se sabe mucho acerca de la reina del cielo en las Escrituras. Dado que Jeremías es el único registro bíblico de la existencia de esta reina del cielo, nos quedamos tratando de completar los detalles. Por lo tanto, ha habido varias interpretaciones importantes de la reina del cielo.

La reina del cielo como la diosa mesopotámica Ishtar

Ishtar era la deidad principal en la esfera religiosa mesopotámica. Fue adorada por los asirios y los babilonios, y se destacó mucho en las ciudades de Nínive, Uruk y Arbela. Por lo general, se la representa en la literatura antigua como una diosa del amor y la sexualidad, pero también de la guerra. La leyenda mesopotámica, Epopeya de Gilamesh, registra al héroe Gilgamesh degradando a Ishtar por el maltrato de sus amantes.

Una de las frases comunes que se usan para describir a Ishtar es “la reina del cielo y la tierra”. Esta frase ha causado que muchos identifiquen a Ishtar con la reina del cielo en Jeremías 7:18 (cf. 44:17-19, 25).

Se podría encontrar más evidencia para identificar a Ishtar con la reina del cielo en Jeremías en la forma en que Israel la adora. Jeremías 44:17 registra a Israel dando ofrendas y libaciones a la reina del cielo, y Jeremías 7:18 (cf. 44:19) indica que Israel hizo una especie de tortas en su nombre. La palabra para tortas en hebreo está relacionada con el término acadio para tortas (kamānu). Estos pasteles se usaban con frecuencia como ofrendas a la diosa mesopotámica Ishtar. Debido al uso de esta palabra acadia en Jeremías, a menudo se supone que los pasteles de Jeremías serían similares, hechos con una imagen sexualizada de Ishtar.

La Reina del Cielo como la Diosa Astarté

Astarté es una diosa cananea que fue consorte de Baal, el conocido dios cananeo de la tormenta y fertilidad. Astarte se conoce en la Biblia como Astarot. El nombre bíblico Astarot es posiblemente una burla intencional del nombre Astarte al cambiar las puntas de las vocales del nombre para que suene como la palabra hebrea para vergüenza (bosheth). (Cf. 2 Samuel 4:4 en adelante, Mefi-boset).

A Astarté se la conoce comúnmente como “la dueña del cielo”, y algunos eruditos señalan que debido a que es la única deidad en la esfera cananea que se asocia con frecuencia con los cielos durante ese primer milenio a. C., debería ser reconocida como la reina del cielo en Jeremías.

Este punto de vista también se alinea con el impulso significativo en las últimas décadas para resaltar la influencia cananea en lugar de la influencia asiria en Israel. Sin embargo, aunque es probable que existiera la influencia cananea, hubo al menos alguna influencia asiria en Judá. Por ejemplo, Acaz importó el modelo asirio del altar (2 Reyes 16:10), y es probable que también hubiera otras influencias asirias.

La Reina del Cielo como la Diosa Anat

Aunque no es tan común, algunos eruditos han argumentado que la reina del cielo debería asociarse con Anat, una diosa atestiguada en los textos mitológicos ugaríticos. Anat fue adorado por los amorreos, y aparentemente también en Egipto (al menos durante la XIX Dinastía).

Los epítetos de Anat incluían, “Señora”, “Señora de la realeza” y “Señora de los cielos más altos”. Aunque una posible candidata para el título de reina del cielo en Jeremías, la popularidad de Anat pareció disminuir significativamente en el primer milenio (durante la época de Jeremías).

La Reina del Cielo como una Mezcla de Dioses

Parte de las dificultades para estudiar a las diosas del ACO es que existe una superposición significativa y una probable influencia. Muchos eruditos ven una conexión entre Ishtar y Astarte, por ejemplo, ya que sus nombres se corresponden entre sí en las listas de deidades ugaríticas que se traducen al acadio. De manera similar, otros han argumentado que Anat fue asimilada con otras diosas, como Astarte o Atargatis (una diosa siria).

No era raro que las culturas asimilaran otros dioses. Por ejemplo, el dios romano Júpiter está relacionado con el dios griego Zeus. Aunque el dios romano, Júpiter, tiene un vínculo intrínseco con Zeus, no son el mismo dios: existen diferencias en la forma en que se representan los dioses. Sin embargo, están innegablemente relacionados. Este es un ejemplo de fusión: una cultura incorpora un dios extranjero y realiza ciertos cambios para adaptarse a su propia forma de hacer las cosas.

Quizás lo mismo es el caso de la reina del cielo en Jeremías. La evidencia de esto se puede encontrar en el término “Astarot”.

Un puñado de veces la Escritura usa el plural “los Baales y las Astarot” (cf. Jue 2:13; 1 Sam 7:4). Ambas palabras, Baal y Astarot aparecen en su forma plural en estos casos. Muchos han señalado la frase paralela acadia que se usaba genéricamente, “dioses y diosas”. Sin embargo, dada la propensión de las Escrituras a usar el singular para Baal y Astarot, todavía es posible que los plurales se usen en estos casos para indicar manifestaciones locales de los cultos de Baal y Astarté. Esto podría significar diferentes variaciones de la adoración de culto de Baal y Astarte.

Conclusión

Entonces, ¿quién era la reina del cielo en Jeremías? La respuesta corta es que no podemos estar seguros. Estas son las cuatro principales opciones interpretativas que se dan. Si me viera obligado a elegir, dado lo que sé sobre la naturaleza humana, diría que la reina del cielo es una especie de amalgama de culto a la diosa.

Escrito por Peter Goeman https://petergoeman.com/who-is-the-queen-of-heaven-in-jeremiah/ Accedido el 17 Mayo, 2022.

De Maria y Apocalipsis 12, podrán encontrar dos videos que he hecho al respecto. Uno donde hablo de forma general del pasaje, y otro donde hago una exegesis detallada del texto:
https://youtu.be/1UkYUO-nVh4

https://youtu.be/QbdsLgUMfV0